Wellness corporativo: cómo incentivar la vida saludable en tus empleados
DEMO

Wellness corporativo: cómo incentivar la vida saludable en tus empleados

Performance

Wellness corporativo: cómo incentivar la vida saludable en tus empleados

April 01, 2019 Hugo Martin

Uno de los problemas más recurrentes que tenemos todos aquellos que trabajamos en oficinas es el sedentarismo. Pasamos demasiado tiempo sentados, ya sea en nuestro lugar de trabajo, en reuniones, a la hora de la comida, etc. Y cada vez son más las noticias y estudios que podemos leer sobre las graves consecuencias que tiene el sedentarismo: aumento de peso, bajada de defensas, problemas de salud mental y una larga lista que quizás nunca habríamos relacionado con estar sentados demasiado tiempo.

A estos problemas también hay que sumar la necesidad de incluir varios descansos cortos durante la jornada laboral, ya que nuestro tiempo máximo de concentración en una tarea está en torno a las dos horas. Necesitamos oxigenar cuerpo y mente, relajarnos un poco para volver a retomar el trabajo con concentración renovada.

¿Se pueden solucionar ambos problemas con una sola solución? La buena noticia es que sí y, además, podemos ayudar a nuestros colaboradores a crear una rutina de hábitos saludables.

Por ello, cada vez más las empresas están tomando cartas en este asunto y están ofreciendo a sus plantillas la opción de incluir el ejercicio en su vida cotidiana. De esta forma, no solo verán una mejora en su rendimiento profesional, si no que incrementarán su satisfacción con la compañía y su motivación para seguir creciendo y desarrollándose en ella.

¿Quieres conocer las prácticas más habituales que llevan a cabo las empresas para fomentar la actividad y la rutina saludable?

  1. Descansos activos en la rutina diaria

Si antes hablábamos de la necesidad de hacer descansos durante la jornada laboral para airearnos y poder retomar de manera más sencilla aquellas labores que se nos estaban haciendo cuesta arriba, esta es la solución perfecta, ya que une el despejar la mente con la posibilidad de hacer una serie de ejercicios que mejoren la postura frente al ordenador.

Estas rutinas de ejercicio son sencillas, se trata de realizar estiramientos para que los músculos no sufran más de la cuenta ante posiciones viciadas que podemos tener o adoptar al estar tanto tiempo sentados, como arquear la espalda, no apoyar los codos sobre la mesa o dolor de cuello por no tener el ordenador a una altura adecuada.

En este punto también tiene mucho que ver la tecnología y los wearables que cada vez usamos más. Los relojes o pulseras inteligentes suelen tener un sensor de actividad que avisa cuando llevamos demasiado tiempo sin movernos y eso puede incentivar una divertida actividad en equipo: el dueño de la pulsera avisa al resto del equipo de que ha llegado la hora de hacer algún ejercicio y juntos realizar estiramientos de brazos, rotación del torso, sentadillas o estiramiento de cuello.  

Incluso, hemos visto varios artículos en medios de comunicación que incentivan este tipo de prácticas en las oficias, como La Vanguardia, Diario AS o la revista Pronto.

  1. Cuota de gimnasios

Más allá de los descansos activos, o como complemento a ellos, otras compañías optan directamente por brindar a sus empleados ayudas para pagar la cuota de gimnasios o hacerlo como un plan de retribución flexible.

Esta opción va más en la línea que hemos tocado en otras ocasiones relacionadas con el salario emocional, es decir, ofrecer a los empleados alicientes más allá del salario económico para que mantengan el sentimiento de pertenencia a la empresa y se encuentren a gusto en la misma.

Con este plan de gimnasios se puede fomentar la conexión entre compañeros de equipo e incluso con colaboradores de otros departamentos, para que puedan ir conociéndose más fuera del ambiente laboral. Y motivar la competitividad, ¡con competiciones! Esta idea puede cumplir dos objetivos: el primero, incita a los trabajadores más reacios a ir al gimnasio y participar de este plan saludable y, el segundo, crear un ambiente distendido entre compañeros y echarnos unas risas comparando los resultados en la aplicación correspondiente.

Asimismo, incluir la actividad física en nuestro día a día nos ayuda, además de a mantenernos en forma, a liberar el estrés que podamos tener en el trabajo y a descansar mejor por las noches.

  1. Mindfulness

No todo es ejercicio físico cuando hablamos de bienestar. Una de las tendencias que más fuerza está cogiendo desde hace años es la práctica de ejercicios de relajación o mindfulness para lidiar con épocas de mucho estrés, con problemas personales que nos afectan a la vida laboral o simplemente para ayudarnos a focalizar.

De igual manera que con el ejercicio físico, hay dos opciones de ofrecer un plan de Mindfulness y relajación a nuestros empleados: contratar un profesional que acuda a la oficina a impartir las sesiones a los empleados durante la jornada laboral o poner en marcha un plan de bienestar corporativo en el que se incentive que los colaboradores asistan a clases de relajación, mindfulness o yoga para lidiar mejor con los problemas diarios, mejorar la concentración, aprender a afrontar los retos sin caer en la presión, el estrés o la auto exigencia.

  1. Fisioterapeutas

Ya hemos hablado de los problemas posturales que provoca el trabajo de oficina, pero añadimos en este punto a las empresas cuyo día a día laboral implica una gran actividad física o mucho tiempo de pie en estático.

Las empresas pueden ayudar a sus trabajadores a mejorar sus problemas musculares o de articulaciones derivados de su trabajo contratando un fisioterapeuta que acuda de manera regular a la oficina a tratar a los empleados o se puede contratar una colaboración de la compañía con una clínica cerca de la oficina que facilite a la plantilla poder pedir cita cuando lo necesiten.

  1. Alimentación

¿Cuántas veces hemos oído que el mejor complemento al ejercicio es una dieta saludable? Sin duda, es uno de los puntos a tener muy en cuenta si queremos poner en marcha un plan de wellness corporativo para nuestra compañía.

Si tenemos una empresa con comedor para los trabajadores, debemos intentar que el menú sea lo más equilibrado, saludable y adaptado sus necesidades posibles, incluyendo opciones de comida para personas con alergias o intolerancias, vegetarianos o veganos. Así como una opción de menú más saludable que incluya elaboraciones menos calóricas.

Por otro lado, hay un gran número de empresas que se dedican a elaborar menús de comida para repartir a diario en otras compañías, por lo que se puede crear una alianza o partnership con una de ellas para que sean las encargadas de distribuir los menús diariamente. De esta forma, también se elimina la preocupación de los colaboradores de hacerse los tuppers de comida.

También se pueden organizar charlas sobre cocina saludable para poder enseñar la mejor manera de cocinar los alimentos, qué comer en cada época del año para aprovechar el máximo beneficio de los alimentos, cómo adaptar las dietas a las alergias, etc.

La preocupación por el bienestar de nuestras plantillas de trabajo es fundamental para mantener su motivación y sus ganas de seguir creciendo profesionalmente en nuestra empresa. Por ello, el primer punto básico a desarrollar es escuchar a nuestros empleados, saber cuáles son sus necesidades y opiniones de cara a crear un plan de wellness corporativo que satisfaga sus expectativas y realmente les ayude a encontrarse mejor, personal y profesionalmente.

Además, mejoraremos el ambiente de trabajo, la relación entre empleados y conseguiremos una plantilla más saludable, eficiente y comprometida.

About Hugo Martin

Hugo has dedicated more than 15 years to advice and sale of technological solutions  of Learning, Development and Talent.  His career has always been linked to technology companies, achieving a high degree of specialisation in Human Capital Management... más

Comments

Want to hear more?

Our RSS Feeds

Cornerstone Blog Feed

Learn how our Integrated Talent Management Solutions can help you face tough challenges.
Check out our products